Venezuela adopta moneda digital llamada “petro”

Venezuela se convirtió el martes en el primer país en utilizar oficialmente una moneda digital, llamada petro, con la esperanza de vigorizar su alicaída economía.

Durante el acto oficial de lanzamiento, el presidente Nicolás Maduro indicó que Venezuela está a la vanguardia de las criptomonedas y acotó que en su primer día registraron intención de compra por el orden de 4.077 millones de yuanes, lo que representa unos 596 millones de euros o 735 millones de dólares, sin dar otros detalles.

Maduro señaló que la criptodivisa está respaldada por las reservas de crudo de Venezuela, las más grandes del mundo, aunque no han dado detalles sobre cómo se garantizará esto.

“Mi consejo sería tener sumo cuidado con esto, especialmente tomando en cuenta el historial que tiene el gobierno venezolano”, manifestó Federico Bond, cofundador de Signatura, una empresa de monedas digitales con sede en Argentina.

El gobernante venezolano había anunciado a finales del año pasado que iba a crear la divisa a fin de evadir las sanciones económicas estadounidenses, que le prohíben a Venezuela emitir nuevos instrumentos de deuda. El martes manifestó que frente a “Superman”, en alusión a Estados Unidos, el petro se constituye como la “kryptonita perfecta”.

Sin embargo, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos le ha advertido a sus ciudadanos y a sus empresas que hacer transacciones con el petro equivaldría a violar las sanciones contra el país sudamericano, lo que suma riesgo al lanzamiento de la moneda.

Además, muchos venezolanos son escépticos sobre las promesas del gobierno de que las transacciones serán transparentes.

En total, Venezuela ha prometido emitir 100 millones de monedas digitales el primer año, empezando con una preventa a partir del martes de 38,4 millones, al precio de un barril de petróleo cada una, es decir, aproximadamente unos 60 dólares.

Si todas las monedas iniciales ofrecidas para la venta son tomadas por los inversionistas, potencialmente podría atraer varios miles de millones de dólares a un gobierno sumido en la escasez de efectivo y la inflación.

Maduro anunció que las empresas aéreas nacionales, entre otros sectores económicos, podrán usar cualquier criptomoneda para pagar impuestos y servicios públicos. Sin embargo, con el salario mínimo venezolano rondando los tres dólares al mes, es poco probable que los ciudadanos compren en grandes cantidades.

Expertos en monedas digitales están observando la incursión de Venezuela en este campo con una mezcla de intriga y sospecha, emocionados por la idea de que un gobierno esté dispuesto a aceptar criptomonedas para el pago de cosas como impuestos, pero también están preocupados por la potencial falta de supervisión.

Bobby Ong, cofundador de CoinGecko, un portal especializado, alertó que todavía hay preguntas por responder, como si un auditor externo podrá verificar exactamente cuántos barriles hay a la mano para respaldar cada petro y cómo.

“¿Qué pasaría si el gobierno decide un día no cumplir con sus obligaciones”, dijo.

Maduro ha promovido el petro como una manera de cumplir la promesa del fallecido presidente Hugo Chávez de rebelarse contra el capitalismo global y evadir el dominio del dólar estadounidense y de las firmas de Wall Street.

“El petro será un instrumento de la estabilidad económica y de la independencia financiera venezolana, aunada a una ambiciosa visión global para la creación de un sistema financiero internacional más libre, más balanceado, más justo”, dijo el gobierno en un manual de 22 páginas sobre la nueva moneda.

Pese a que Maduro mencionó que la intención de compra del petro se registró en otras monedas como el yuan de China, los críticos señalan que por lo menos por ahora, la criptodivisa se venderá solo a cambio de dólares, indicio de lo mucho que se ha devaluado el bolívar bajo la presión de una inflación de cuatro dígitos.

Algunos partidarios de otra moneda electrónica, el bitcoin, también cuestionan el concepto de que un gobierno está respaldando una moneda digital, cuando la idea original de esa herramienta era precisamente evadir los controles estatales.

El bitcoin y otras monedas digitales ya están siendo usadas en Venezuela ante la fuerte inflación, y como manera fácil de pagar por todo tipo de productos y servicios, desde consultas médicas hasta una luna de miel en un país donde es imposible obtener divisas sin usar el mercado negro.

El uso de computadoras para acuñar bitcoins también se ha popularizado, estimulado por las bajas tarifas de electricidad de Venezuela y por una desesperación generalizada ante una recesión más grave que la Gran Depresión que agobió a Estados Unidos en la década de 1930.

Exclusive to NAMASTE BITCOIN. Offer expires soon! Send, Receive, Trade and securely store bitcoins | Learn Bitcoin in One Hour!
Click to get a 90% discount on Udemy.


Source link